Roser Casals Felip

Ponente

    Médico de familia en un Centro de Atención Primaria de ámbito urbano. Las características socio-demográficas de la población que conforman mi centro me han dado la oportunidad de tomar conciencia que en muchas ocasiones no hay suficiente con hacer una radiografía o recetar el antibiótico que empíricamente es necesario, sino que es necesario individualizar e ir más allá. Agotada de sentir, ” no es mi paciente”, “a mi no me toca”… fruto seguramente del agotamiento profesional de mis compañeros y de mi misma inicié desde la necesidad con la convicción de que había algo más, un camino de crecimiento y aprendizaje, centrado en lo más interno del ser humano. El resultado es una medicina fruto de aumentar la propia conciencia y conectar desde el corazón a merced del otro en cuerpo-mente y alma.