Taller 5. Relación entre los profesionales de la salud. Mejorar la comunicación es mejorar el trabajo

DOCENTES

Nerea De Sousa Alcalde

Soy Nerea, una joven médica de familia. Realicé mi formación como MIR en el Hospital Universitario de Donostia y desde entonces trabajo tanto como Médico de Atención Primaria en el Centro de Salud de Hernani (Gipuzkoa), como en la Residencia de Ancianos de la misma localidad.Soy miembro desde hace unos años del Grupo de Comunicación y Salud del País Vasco, además del de Medicina Basada en la Evidencia. Adentrándome también en el mundo de la docencia como tutora y como docente de talleres sobre Comunicación en Salud y Entrevista Clínica a residentes de Medicina Familiar y resto de especialidades del Hospital Universitario de Donostia.
Además de lo dicho anteriormente, sacando hueco como no, para estar con mi familia y hacer planes con amigos, que es lo que más me gusta y me relaja.

Ana Uriz Sucunza

Matrona desde 1983.
He trabajado en el Hospital Virgen del Camino, Hospital de Txagorritxu, con plaza en propiedad desde noviembre de 1985 en Hospital Obispo Polanco y desde Junio de 1987 en el HUD.
En 2010 Máster de Investigación en Ciencias de la Salud.
Desde 2011 tutora de EIR-Matrona.

SOBRE LA ACTIVIDAD

Los centros de salud lo forman profesionales de distintos ámbitos: profesionales de medicina, enfermería, del área de trabajo administrativo, trabajadores sociales, etc. Cada uno de estos profesionales trabaja con unos roles bien definidos y un reparto de tareas determinado. Esto supone un trabajo en equipo con diferentes estilos de comunicación, y distintos valores, pero con áreas comunes de trabajo y decisión.

Por todo lo anterior surgen conflictos causados por problemas en la comunicación. Algunos de ellos están relacionados con la formación recibida y la experiencia laboral previa, la cultura de trabajo, o la existencia de estereotipos y prejuicios. La no existencia de un modelo de referencia para comunicarnos asentado en unos valores y así como la ausencia de unos objetivos comunes compartidos por todos los componentes del equipo y el desconocimiento de herramientas y habilidades de comunicación apropiadas a cada situación pueden ser otras causas de esos conflictos.

La dificultad en la comunicación entre profesionales puede tener consecuencias a dos niveles. Por una parte, en la aparición de problemas relacionados con la seguridad del paciente debido a defectos de comunicación. Por otro lado, en un riesgo alto de profesionales no satisfechos que puedan presentar el síndrome “burn out” y que se refleje en una peor calidad de su trabajo debido a problemas de desmotivación.

Es necesario encontrar una metodología que permita minimizar la aparición de conflictos y la mejor gestión de ellos cuando aparezcan.

Volver al Programa Preliminar