Taller 7. Atrévete a enseñar comunicación. Formación de formadores

DOCENTES

María Concepción Álvarez Herrero

Tutor de residentes de MFyC. Miembro y Docente del Grupo Comunicación y Salud desde el año 1992, y Formador de Formadores en Entrevista Clínica. Médico del Centro de Salud Goya, Madrid. Profesor Honorario de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

María Martín-Rabadán Muro

Miembro y Docente del Grupo Comunicación y Salud desde el año 1992, y Formador de Formadores en Entrevista Clínica

SOBRE LA ACTIVIDAD

Uno de los contenidos formativos del Programa de la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, del Área docente de competencias Esenciales es la Comunicación Asistencial: la entrevista clínica y la relación médico-paciente
Según dicho Programa “La comunicación médico-paciente es esencial para la práctica clínica. Se estima que un médico realizará más de 200.000 consultas a lo largo de su carrera profesional, por lo que merece la pena hacerlo bien. La comunicación eficaz es esencial para realizar una medicina de alta calidad: mejora la satisfacción del paciente, su comprensión, su adherencia terapéutica y los resultados en términos de salud de la asistencia sanitaria. Por otra parte, se han observado problemas de importancia en la comunicación entre médicos y pacientes.

La comunicación, junto con los conocimientos médicos, la exploración física y la toma de decisiones, constituyen los componentes esenciales de la competencia clínica. Estos cuatro elementos son la verdadera esencia de la buena práctica clínica, por tanto, la habilidad comunicativa no es ningún complemento para el Médico de Familia, sin una buena habilidad de comunicación, todos los conocimientos y los esfuerzos intelectuales pueden ser fácilmente desaprovechados. Ya sea en el domicilio o en la consulta, todo el saber médico se transmite en el cara a cara con los pacientes y a este respecto tan importante es lo que se dice como la forma de decirlo.
Las técnicas de comunicación se deben enseñar y deben ser aprendidas ya que no son una característica personal inalterable, por el contrario, se han de enseñar con el mismo rigor que se enseñan las técnicas de exploración física porque la experiencia por sí sola, en este caso, puede llevar al residente por caminos equivocados.

Por último, hay que resaltar que se precisa una metodología específica para afrontar con éxito el proceso de enseñanza-aprendizaje de las técnicas de comunicación. Básicamente, se trata de conseguir cambios en el comportamiento; por ello, los métodos más adecuados son los llamados ‘experienciales’ que incorporan la observación, el feedback y el ensayo de las técnicas de comunicación. El entrenamiento se completará con el aprendizaje de los conocimientos y actitudes necesarias” siendo los OBJETIVOS que el residente, al finalizar su periodo de formación MIR, demostrará/será capaz de:

1. Establecer, mantener y concluir una relación asistencial y terapéutica adecuada.
2. Identificar y perfilar el/los problema/s de salud que presenta el paciente.
3. Acordar con el paciente la acción más apropiada para cada problema.
4. Informar y educar según las necesidades del paciente.
5. Utilizar el tiempo y los recursos adecuadamente
Por eso es básico formar a formadores para trasmitir esta materia

Volver al Programa Preliminar