Presidenta Comité Científico


Soy Gema García Sacristán, inicié mi formación como médico en Salamanca para continuarla en Granada con algunos de los pioneros de la Medicina de Familia y de Comunidad. Aquellos años y mi “ser de pueblo” sentaron las bases de lo que hoy soy: médica de familia rural en un pueblo de Madrid.

Llegué a esta ciudad hace ya más de quince años y en el cambiante mundo de las suplencias tuve la suerte de aterrizar en un curso del Grupo Comunicación y Salud de Madrid, al que me enganché sin dudarlo. Desde entonces participo en la docencia de Entrevista clínica a residentes.

Como a muchos de mis compañeros me gusta la consulta, la atención a la persona y a la familia, y creo que puedo disfrutar más de mi trabajo el ámbito rural donde la accesibilidad es mayor, y con ello el conocimiento más profundo, y desde las herramientas comunicacionales que me ha ido aportando el grupo.

Después de este durísimo largo año de pandemia, veo más necesario que nunca que nos podemos reencontrar en “nuestro Congreso” para renovar ilusiones, fuerzas y seguir aprendiendo nuevas formas de comunicación con las que ya estamos trabajando.

En este momento, a lomos de esta organización volcada en ofrecernos el mejor Congreso posible, vamos elaborando con pasión, paciencia y buen hacer el contenido y el continente que nos reunirá en unos meses para disfrutar de unos días de encuentro, reflexión, aprendizaje y diversión.

Ah! Me gusta el helado de pistacho y turrón.

Esperando disfrutar contigo algunos de esos momentos…#más allá de lo presencial

Presidenta Comité Organizador

Soy Concha Álvarez Herrero. CS Universitario GOYA (Madrid)

Coincidiendo con la Movida Madrileña de los 80, terminé la Residencia de Medicina Familiar y Comunitaria y, desde entonces, me he dedicado entusiasmada a su práctica. Enseguida tuve la fortuna de tutorizar a -aprender con- otros Residentes. Fui también la primera Presi de una recién nacida Sociedad Madrileña de Medicina Familiar y Comunitaria (SoMaMFYC). Y a primeros de los 90, me zambullí en el Grupo de Comunicación y Salud que, por aquel entonces, éramos una treintena (la mayoría treintañeros), muchos de los cuales ni siquiera conocíamos la palabra empatía. Sin embargo, juntos y de la mano de Francesc Borrell, lo averiguamos fácilmente al compás de los valores que hoy siguen definiendo a este Grupazo: honestidad, servicio, creatividad, generosidad, entusiasmo, trabajo en equipo, alegría y buen humor, participación, responsabilidad, constancia, resilencia, amor al arte y a la naturaleza.

Una vez, en un Taller sobre el Optimismo de uno de nuestros Congresos, preguntaban qué era lo que más nos gustaba. Todos iban diciendo aspectos a los que me sumaba emocionada: me gusta leer, me gusta el verdemar; me gusta descubrir senderos, bailar, hacer taichí; me gusta estar con mis amigos y mi familia; me gusta la música, la montaña, rodar por la hierba y el aire en la cara… A mí, lo que me gusta, es pasar consulta.

En 1999, organizamos el X Congreso del Grupo –su década prodigiosa- en San Lorenzo de El Escorial. Ahora, tanto y tanto tiempo más tarde, siento la veracidad de quien afirma que 20 años no son nada (aunque me veréis con muuuuchas más arrugas y canas). Y cuando me preguntáis que han supuesto para mí tantas experiencias, sólo puedo miraros a los ojos y daros las Gracias.

COMITÉ CIENTÍFICO

Soy Carmen Ortega González. C.S. San Blas. Parla (Madrid)

En realidad yo siempre quise ser actriz.

Pero mi abuelo, mi padre y mi hermano impulsaron mis pasos a la medicina de familia en donde me encontré un día de bruces, sin darme cuenta, delante de alguien que quiso agarrarse de mi falda en busca de la empatía que le fue negada por vete tú a saber quién. Desde que acabé la residencia hace ya 18 años no he dejado de aprender y por eso soy tutora de residentes (de los que más aprendo) desde hace 15. Fui profesora en la Universidad Europea de Madrid en la asignatura Entrevista Clínica durante 6 años de la mano de actores, junto con los que formábamos un tándem estupendo para la enseñanza de la comunicación. He trabajado la ansiedad desde la risoterapia y la relajación gracias a mi pasión por el yoga. Amo la entrevista, la palabra, amo el silencio que se genera tras la frase contenida. Me encanta la sonrisa con la que a veces se van los pacientes de mi consulta porque hubo “algo” que funcionó.

Y sí, también soy actriz. Me formé e hice pinos-puentes en los escenarios y detrás de ellos, entre luces y sonidos, como los de la escucha … y los sigo haciendo. ¡Y ante las cámaras! Me apasiona la radio en donde también me he formado como comunicadora y en donde también he hecho pequeñas incursiones.

Orgullosa de pertenecer a este grupo maravilloso, en donde entré tan solo hace pocos años, aunque llevaba unos cuantos colaborando con ellos. Orgullosa y agradecida por dejarme estar ahí.

Médico de Familia y Comunitaria, trabajando en Madrid en la actualidad,
en Atención Primaria.

Si tuviera que definirme, soy una persona alegre, trabajadora. Me encanta estar entre amigos y familia, rodeada de gente.
El grupo de comunicación y salud refuerza, en ese sentido, la medicina que quiero. La medicina que permite transformar, mediante una buena comunicación, la rutina en un vínculo único con cada uno de nuestros pacientes.

Nos vemos en Madrid, en el Escorial, rodeados de un entorno excepcional y con tantas ganas contenidas, tras estos meses. No os podéis perder este Congreso. Ilusión y motivación, serán los ingredientes para envolvernos en una consulta más creativa, cercana y terapéutica.

Aprovechemos esta oportunidad para disfrutar de todos, creciendo como médicos y como personas “amantes” de las personas.

Soy Elena López Parra, médico de familia de Madrid. He trabajado en diferentes Centros de Salud de esta magnífica ciudad. He sido colaboradora docente de la facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid y durante muchos años he ejercido como tutora de residentes de MFyC.

En la actualidad, y desde hace cinco años, me embarqué en el mundo de la gestión, ocupando en este momento el puesto de Responsable de Centros de Salud en la Dirección Asistencial Sureste de Madrid.

Mi primer contacto con el Grupo CyS fue allá por el año 1991 de la mano de Francés Borrell en un curso de formador de formadores. Nunca podré agradecerle lo suficiente lo que me supuso el adquirir una nueva visión mediada por la comunicación, tanto en el campo profesional como en el enfoque del mundo personal. Formo parte del grupo CyS de Madrid desde entonces y participo en la formación en comunicación y entrevista clínica de los residentes de medicina y enfermería familiar y comunitaria de la Comunidad de Madrid.

Desde el ámbito de la gestión, la visión de la comunicación se extiende al contexto de los pacientes y también al de los profesionales, haciéndola mucho más amplia, útil y enriquecedora.

Además de mi trabajo, mi trabajo con personas (pacientes o profesionales), que me apasiona, me encanta pasear, ver, oler y escuchar la naturaleza, mar o montaña, en invierno o en verano y disfruto enormemente de los momentos familiares y de las tertulias con amigos.

Desde mi colaboración en el Comité Científico de este congreso Madrid 2022 os espero a tod@s para aprender juntos, compartir experiencias y vivir estupendos momentos de ocio.

Soy Paloma Elviro, miembro del Grupo Comunicación y Salud  desde hace muchos años y desde hace tres jubilada.

La jubilación es la estación última de un largo viaje,  un tiempo para mirar atrás y  recordar las experiencias que  te modelaron  como médico y persona e hicieron tu vida profesional más plena. Quiero compartirlas con vosotros; los mayores os reconoceréis, quizás los jóvenes queráis vivir también alguna, que para mí fueron importantes y útiles.

Tras la feliz etapa de Instituto, tomé un tren en la Facultad de Medicina. Los primeros kilómetros eran áridos,  como suburbios de una gran ciudad. Abarrotadas y aburridas clases de Anatomía y Fisiología, pero pronto el paisaje cambió y se hizo maravilloso; era la Patología General y Propedéutica  Clínica. Cada paciente era un reto, había que investigar que tenía, diagnosticarle, acompañarle, aliviarle y unas pocas veces curarle. Todo se hacía con una misma herramienta, que se llamaba historia clínica. Frente a mí estaban la enfermedad y la muerte, pero tenía armas, que eran poderosas: el saber científico, la voluntad de compartir y aliviar el sufrimiento y la fuerza de la juventud.

También aquí, como en el Instituto, la vida me dio buenos maestros, a los que guardo profunda gratitud.  Intenté ser como ellos cuando tuve a mi lado alumnos y residentes y que en su mente quedara grabado, como en la mía, que sin Historia Clínica no hay Medicina. Escuchar, explorar siempre con tus manos y  no solo con las pruebas, reflexionar  y siempre volver a comprobar desde la duda.

Tristemente aquellos años transcurrieron muy deprisa. Hice mi residencia en Medicina Interna, fueron tiempos de crecimiento y amistad, que también se hicieron cortos y añadieron a mi pasaporte profesional un nuevo sello al que  ya tenía de médico.

Circunstancias personales me desviaron a la Atención Primaria y me pareció apasionante, era un continuo desafío, había que seguir estudiando y aprendiendo, no era saber muchos detalles de un órgano concreto, sino otra vez la lejana y estimulante  Patología General.

En el año 1.991 encontré a Francesc Borrell en un curso de formador de formadores  del Grupo Comunicación y Salud, que él había fundado y para mí fue un tesoro. Daba estructura y forma a todas las habilidades humanas de nuestra profesión. La comunicación y la compasión adquirían una lógica y  se integraban en cada entrevista  y además eran habilidades que se podían mejorar y enseñar.  Yo ya tenía esas armas, pero me enseñaban a  utilizarlas eficazmente .No solo había la Medicina Basada en la Evidencia, sino también en la Comunicación y era la mejor manera de estar con cada paciente.

Los años de trabajo pasaron también veloces. Tuve buenos compañeros, buenos alumnos y buenos residentes, pero sobre todo buenos pacientes, que compartieron su vida conmigo, que me dejaron ayudarles a llevar la carga de su enfermedad  y me hicieron sentirme útil cada día.  

Esto es lo que queremos  compartir en nuestro Congreso; os invitamos a formar parte de una comunidad que aprende y pone en común experiencias y herramientas. La llave Allen de la comunicación hará más fácil vuestra vida y la de vuestros pacientes. ¡Venid, no lo dudéis!      

Os esperamos con los brazos abiertos.

COMITÉ ORGANIZADOR

Apasionada por la comunicación desde niña: amante de los cuentos inventados, las novelas leídas en alto y las moralejas escondidas entre las palabras. Sobre todo, dedicada en cuerpo y alma desde la cuna a observar, escuchar y leer los sentimientos entre líneas.

Gracias a grandes comunicadores como mi padre (que me alentó siempre a poner mis talentos al servicio de otras personas) y mi tutora durante mi formación como especialista,  llegué a participar en algunas actividades del Grupo de Comunicación y Salud de Madrid, que han hecho que me reinvente siempre mirando la mejor versión de mi misma, y por supuesto, me reilusione cada día con esta profesión, la más bella.

Y en esa mejor versión de mi misma, soy una persona alegre, tranquila, observadora, y bastante responsable. Me encanta leer libros, hacer deportes de montaña (sobre todo con nieve) y disfrutar de los placeres sencillos de la vida: una conversación, una comida con mis amigos y mi familia, un paseo con baño de sol incluido.  Mi mayor aspiración en la vida es conectar con las personas, con la naturaleza, conmigo misma. Y para ello, la herramienta que considero fundamental en la comunicación.

Y tras un año de pandemia, desconectados de tantos encuentros interpersonales, desarraigados de la rejuvenecida naturaleza… tuvimos la oportunidad del encuentro interior, de revisar los que somos y queremos ser. Renace de las cenizas de aquel Madrid este congreso: de lo aprendido y reflexionado. Resurge de una necesidad casi irrefrenable de compartir y escuchar cerca de ti, a tu lado.

Para el viaje hacia la primavera del 22, disponemos de la mejor compañía posible: grandes comunicadores y amigos. El destino: un encuentro para ilusionarse, para aprender a volver a crear vínculos terapéuticos con nuestros pacientes, para reír y sentir, en un escenario mágico como es El Escorial: histórica, bella y reflexiva, rodeada de naturaleza. Déjate seducir por este silencioso puerto al que vamos peregrinando sedientos y en cuyo camino hemos puesto todo nuestro corazón.

Soy médico de Familia por vocación desde hace más de 30 años. Cuando era estudiante en Alcalá de Henares quería especializarme en todo, porque lo que realmente buscaba y todavía no existía era la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria.  Quiero trasmitir esa ilusión en los residentes que rotan conmigo porque sigo creyendo ¡que es la que ofrece más posibilidades para no aburrirse! y un contacto más directo con el paciente, incluso aunque a veces tenga que ser telefónicamente.

Siempre he querido ver al paciente de manera integral porque creo que la enfermedad tiene una parte psicológica muy relacionada con la parte física de la persona y me gustaría que se potenciara esa faceta dentro de nuestra práctica habitual. Por eso desde hace 6 años he colaborado en talleres con grupos de pacientes con ansiedad en el CS. de Manzanares el Real, en la sierra de Madrid a donde pertenece el consultorio de Cerceda, donde trabajo actualmente.

Canto en un coro, me gusta pasear por la montaña, la naturaleza, viajar, leer y ¡aprender!.

Me parece fundamental la buena comunicación y la escucha en la consulta para atender adecuadamente a las personas y los Congresos de Comunicación y Salud me parecen divertidos, emocionantes, entrañables y donde se aprende con el alma… Eso es lo que deseo que sea también nuestro próximo Congreso ¡un lugar de formación y reencuentro!. ¡Bienvenidos!

Soy Sandra Lemée Ramírez y en plena pandemia cambié el centro de Madrid por la medicina rural, donde ejerzo actualmente. Aunque soy Médico de Familia desde hace poco más de un año, me parece que fue ayer cuando empecé la residencia. Imagino que otros residentes, en su primer día, reciben una regla de electrocardiogramas o un manual de urgencias. Mi tutora me dio un libro llamado “Manual de Entrevista Clínica” y me invitó al cineforum del grupo de comunicación. Fue una residencia muy especial. Es un periodo que nos hace crecer como médicos pero sobre todo como personas y yo tuve la suerte de encontrarme con éste grupo de comunicación desde el primer día, cambiando mi manera de ver la vida y la medicina.

Fuera de la consulta soy una apasionada de los viajes, la gastronomía y los idiomas; en cuanto ha sido posible, me he vuelto a subir a un avión. En el próximo viaje quiero que me acompañes a El Escorial: entre todos crearemos un lugar de aprendizaje en el que la escucha y la presencia será nuestra mejor aliada. Espero que te emocione.

Soy José Ignacio Torres Jiménez. C.S. Montesa (Madrid).

Médico de familia desde que tuve la gran idea de realizar mi residencia en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander. He trabajado en varios aspectos relacionados con la medicina de familia: jefe de estudios, tutor de residentes, presidente de la comisión de calidad, pero sobre todo en mis consultas en Santander, Móstoles, Burgos y Madrid.

Tengo la suerte de pertenecer al Grupo-Programa Comunicación y Salud de semFYC desde hace más de 20 años, primero formando parte de un grupo muy especial de profesionales y amigos en Burgos y ahora con gente extraordinaria en Madrid.

Me considero un terapeuta, alguien que intenta ayudar a mejorar la salud de las personas. Y como pienso que la consulta forma parte del viaje de mi vida, me gusta ir bien acompañado llenando la mochila de poesía, pintura, narrativa, paisajes, paisanaje, cine y música. Y si tengo que elegir…. pongo a Mozart.

https://www.youtube.com/watch?v=_0hTDZ0whpU

Soy Alberto López García-Franco, médico de familia en ejercicio en el CS Doctor Mendiguchía Carriche (Leganés, Madrid), en ejercicio en intentar acercarme al paciente con el máximo de empatía y el mínimo de iatrogenia, en ejercicio en seguir considerando mi profesión como un lujo sólo apto para principiantes en el oficio de aprender.

Pertenezco al grupo de la mujer del PAPPS (ne me quitte PAPPS), al grupo de la ecografía de la somamfyc (por aquello de los sonidos del silencio), al grupo de tutores que se esfuerzan porque sus residentes y estudiantes encuentren razones para no arrepentirse de haber decidido ser médicos de familia. Fui residente hace muchos años, presidente de la Somamfyc y resiliente en un sistema sanitario que nos nos considera lo suficiente pero que se siente valorado por sus pacientes.

Organizo, junto con el grupo de comunicación de Somamfyc unos cineforum en los que hablamos de lo humano y lo divino….y sobre todo de comunicación. Me gusta, además del cine, leer, bailar, las buenas conversaciones con los amigos y organizar cosas interesantes y divertidas.  No os perdáis el congreso de El Escorial. Promete.

Jose Vizcaíno Sánchez-Rodrigo, Médico de Familia. Mi verdadera vocación es ser viajero, todo lo que me mueve en esta vida lo interpreto como un explorador. La consulta me sigue resultando apasionante porque la veo así, como un encuentro con el paciente con el que comparto durante unos momentos un viaje hacia… nunca se dónde. Me interesa mucho dejarme sorprender por la narrativa, las emociones… intentar entender el dolor, la alegría, la angustia que se sucede encuentro tras encuentro, día a día. En este viaje con el paciente, nuestro motor común es la comunicación.

En el año 2020 y 2021 nos hemos visto obligados a realizar un viaje inesperado, como ya nos anunciaba Tolkien. En el trayecto nos separamos de Don Quijote de la Mancha, el libro de viajes más importante que conozco. Sin embargo, me gustaría no perder la esencia del “Caballero de la triste figura”, que, con sus valores, como la pasión, honradez, caballerosidad, y ¿por qué no… ese extra de locura? … sigan marcando mis pasos hacia, nadie sabe muy bien donde. 

Comparto esta pasión con las personas del Grupo de Comunicación y Salud de Madrid, e intentamos así transmitírselo a los Residentes, a los que formamos todos los años. El próximo Congreso en El Escorial, será una nueva oportunidad para dejarnos llevar por nuestro interés común: LA COMUNICACIÓN. ¿Nos acompañas?